La voz de la Subbética

  • Diario Digital | Martes, 25 de Junio de 2019
  • Actualizado 10:44

A LO LARGO DE 2019 Y 2020 SE PRETENDE TERMINAR LA RENOVACIÓN DE ESTE ESPACIO MUSEÍSTICO

Almedinilla lleva a cabo la renovación museográfica de su Museo Histórico

Se ha creado un nuevo espacio con la denominado Aula del Caicena que persigue llamar la atención sobre la rica fauna y flora del entorno del Museo

Almedinilla lleva a cabo la renovación museográfica de su Museo Histórico

A través de la subvención de la Consejería de Turismo concedida al Ayuntamiento de Almedinilla por importe de 20.000 euros, conjuntamente con una partida de presupuesto municipal(10.000 euros), se ha llevado a cabo en el Museo Histórico (uno de los núcleos fundamentales del Ecomuseo del río Caicena) el comienzo de la renovación museográfica de las distintas salas que lo componen.

Si bien el montaje museográfico del Museo Histórico de Almedinilla llamó la atención en su día (con motivo de su inauguración en 1998) por su incidencia dentro de la museología local y el carácter didáctico con el que se le dotó, dada la velocidad con la que avanza la comunicación y el diseño museográfico, así como las nuevas colecciones adquiridas por el Museo, era menester su renovación, una intervención que ha comenzado con la Sala de Olivar y la Sala de la Harina, añadiendo un nuevo espacio con el Aula del Caicena.

Con esta renovación de los espacios se ha buscado establecer un hilo conductor entre las salas principales: Sala del Olivar, Sala Ibérica, Sala Romana, y del mismo modo enlazar con la Sala de la Harina, Aula del Caicena y el Huerto con sus sistemas de regadío tradicionales, azudes y acequias del molino que forman parte del recinto del Museo.

Para ello, siguiendo con el lema “descubre los orígenes de la cultura mediterránea andaluza” a los vecinos y visitantes se les propone un acercamiento a Almedinilla como ejemplo de paisaje mediterráneo: “Almedinilla, un paisaje mediterráneo”, entendiendo el paisaje como una construcción cultural que abarca los elementos medioambientales, histórico-arqueológicos, etnológicos y socioeconómicos de un entorno determinado donde se interrelacionan los aspectos naturales y humanos. 

También se pretende crear un diálogo estrecho entre la obra contemporánea (fruto de las sucesivas convocatorias del proyecto El Vuelo de Hypnos: Diálogos entre arte contemporáneo y patrimonio histórico, que a través de la Fundación de Artes Plásticas de la Diputación de Córdoba, Rafael Botí,  se viene desarrollando en Almedinilla desde hace 11 años) y los objetos arqueológicos e históricos de los fondos del Museo y del propio edificio.

Con esta renovación se busca simplificar el diseño, eliminando ruidos y sintetizando la información. Para lo cual se eliminaron los paneles tradicionales concentrando la información en dos pantallas de ordenador. El resto de la información se hace más visual con  proyectores, televisiones y maquetas.

Se han sustituido algunas vitrinas antiguas por muebles de madera laqueada con vitrinas incorporadas y restructuración de espacios con la  racionalización de los mismos y se ha redefinido los contenidos subrayando procesos históricos, la visión de género y las  amenazas/oportunidades,  debilidades/fortalezas.

En cuanto a la Sala del Olivar, se ha optado por substituir las mamparas de madera que dividían el espacio de la sala por otras de madera laqueada con la incorporación de vitrinas. En este nuevo espacio se habilita una pequeña recepción, que facilita la transición, con el lema del Museo: “Almedinilla, un paisaje mediterráneo” y un mostrador con diferentes marcas de Aceite de Oliva Virgen Extra de la Comarca de Priego con Denominación de Origen.

A partir de aquí la sala gira en torno a un gran arriate donde se ha plantado un olivo vivo sobre el cual se genera una instalación y un banco para sentarse alrededor de él. Antes de visualizar el olivo se genera un espacio a la entrada donde se habla de los diferentes usos del aceite a lo largo de la Historia (con objetos arqueológicos en las vitrinas, sobre todo de época ibérica y romana), un panel que explica las propiedades medicinales del Aceite de Oliva Virgen Extra, y otro donde se muestra a través de maquetas cómo ha evolucionado la tecnología aplicada a la elaboración de aceite de oliva.

Del mismo modo, alrededor del olivo se encuentra la obra de Mª Jesús González y Patricia Gómez: De Re Muraria, realizada con fragmentos de paredes encaladas extraídas de la almazara de la aldea de la Sileras junto a la video-creación que explica su trabajo. 

En el espacio recuperado bajo las escaleras se incide, a través de dos maquetas, en los aspectos medioambientales más delicados asociados al monocultivo del olivar: la erosión y la sobreexplotación de acuíferos.

Finalmente en las altas paredes de la sala se proyectan dos vídeos, uno relativo a la vídeo-creación elaborada por Luís López Carrasco: Fuente Grande, y otro que es un fragmento de la película-documental Entre Olivos de Eterio Ortega (grabado en gran parte en Almedinilla y la Comarca de Priego) con escenas donde se muestra el vínculo sentimental de los habitantes de la Comarca con el olivar tradicional, y las nuevas propuestas de cultivo industrial y cómo éstas afectan al olivar tradicional, a la cultura generada en torno a él, y a los cambios en el paisaje que ello conlleva.

En La Sala de la Harina, junto a la maquinaria original del molino harinero y a la turbina y generador eléctrico (que aprovechaba el salto de agua a partir de la Torre o Cubo del molino para generar luz allá por principios del siglo XX) se ha incorporado un gran panel junto a piezas de molinos harineros calcolíticos del yacimiento de El Castellar (en la aldea de Las Sileras), la renovación de la maqueta que nos habla del uso del molino harinero de Fuente Ribera, y la incorporación de otros molinos harineros de diferentes épocas.

Se ha creado un nuevo espacio con la denominado Aula del Caicena que persigue llamar la atención sobre la rica fauna y flora del entorno del Museo (en el paraje de Fuente Ribera) centrado en los insectos y mariposas del río Caicena y las aves que viven a su vera. Una importante colección de mariposas nos hablan de los distintos ecosistemas asociados a la presencia de diferentes especies, y la colección de insectos nos habla de la calidad de las aguas del río. Las aves se han introducido con copias en barro a tamaño real de diferentes especies frecuentes en el entorno (realizadas por El Barro Animado) que se complementan con vitrinas donde se muestras diferentes egagrópilas y rastros de aves.

A lo largo de 2019 y 2020 se pretende terminar la renovación museográfica del Museo interviniendo en la Sala Ibérica y en la Sala Romana (dedicadas respectivamente al poblado ibérico del Cerro de la Cruz y a la villa romana de El Ruedo) así como habilitar otro  espacio dedicado al periodo andalusí (en particular a la etapa emiral) que ya empieza a ser mejor conocida en la localidad, contando incluso ya con numerosos  materiales restaurados fruto de la investigación de los niveles emirales del Cerro de la Cruz.