• Diario Digital | Jueves, 21 de Marzo de 2019
  • Actualizado 15:48

DURANTE TODO EL TRAZADO SE HA INSTALADO UNA RED DE ALUMBRADO PÚBLICO

Concluyen las obras en el acerado de Las Huertas de Almedinilla

Esta actuación incorpora aproximadamente 900 metros más de acerado en este paraje, constituyendo así un paseo-mirador de algo más de un kilómetro

Concluyen las obras en el acerado de Las Huertas de Almedinilla

El Ayuntamiento de Almedinilla da por concluidas las obras de ejecución de un acerado en el paraje de Las Huertas de Almedinilla. Esta intervención se inició en 2017 dentro del Programa de Fomento de Empleo Agrario, y fueron paralizadas por la campaña de la aceituna para retomarlas posteriormente la pasada primavera.

Esta actuación incorpora aproximadamente 900 metros más de acerado en este paraje, constituyendo así un paseo-mirador de algo más de un kilómetro, desde el Parador, donde se ha construido un balcón mirador, hasta prácticamente la intersección de esta vía con la A-339.

El renovado acerado cuenta con anchura variable entre 1,50 y 2,00 metros, incorpora protección de desniveles mediante barandilla de madera o de paños de barandilla de acero anclada a pilares de obra, diferenciándose de esta manera la zona no urbanizable de la urbana. Durante todo el trazado se ha instalado una red de alumbrado público, provista de farolas de fundición y faroles provistos de lámparas led y sistema de telegestión, como se han venido ejecutando las últimas instalaciones de alumbrado.

Aprovechando las obras, se instó a la compañía Endesa a la sustitución de la obsoleta línea de baja tensión con conductores desnudos, que se encontraba en un estado deplorable y que alimentaba a varias viviendas de las Huertas. Ahora se  dispone de una nueva línea a base de apoyos de hormigón y trenzado de conductores de aluminio, con sección suficiente para cubrir sobradamente la demanda de la zona.

Esta obra ha cambiado la costumbre a muchas de las personas que suelen salir a caminar a diario y que antes lo hacían por carreteras, prácticamente sin arcén, con el peligro que ello entrañaba. Ahora disponen de un paseo agradable a la vista en cualquier época del año, seguro para el viandante y que permite también su uso en horario vespertino o nocturno gracias a la iluminación artificial instalada.