La voz de la Subbética

  • Diario Digital | martes, 22 de septiembre de 2020
  • Actualizado 12:29

ESTAS PRÁCTICAS SIN CONTROL INTENSIFICAN LA EROSIÓN Y PÉRDIDA DE SUELO

Denuncian la actuación de maquinaria pesada en la destrucción del paisaje de Almedinilla

La Asociación por la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA) ha mostrado su preocupación por el impacto paisajístico y ambiental que provoca las prácticas que se vienen produciendo en los últimos meses

Denuncian la actuación de maquinaria pesada en la destrucción del paisaje de Almedinilla

La Asociación por la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA) Almedinilla ha mostrado su preocupación ante los cambios sustanciales que se están produciendo en los últimos meses en el paisaje de Almedinilla. Según esta asociación, "se están llevando a cabo prácticas como movimientos de tierra de un fuerte impacto paisajístico y ambiental, que atentan gravemente sobre la estabilidad de la tierra y nuestros suelos".

Partiendo de arranques masivos de olivos centenarios, con el objetivo de renovar plantaciones, y la consiguiente pérdida de este patrimonio agrario, se están sumando movimientos de tierras, desmontes, y terraplenes con el fin de eliminar pendientes y buscar más rentabilidad.

Estas prácticas sin control intensifican la erosión y pérdida de suelo, provocan  problemas de colmatación de ríos, desertificación, etcétera en una zona ya castigada en grave riesgo de erosión como así lo contempla el mapa de riesgos del Plan de Ordenación del Territorio del Sur de Córdoba.

"Denunciamos como se está vulnerando toda la legislación en materia de protección del medio físico, así como los planes territoriales establecidos por ley tanto regionales como de carácter local en materia de protección del suelo y el medio ambiente, lo cual debería bastar para no justificar estas prácticas o establecerlas bajo un planeamiento ordenado y con premisas de estabilización de taludes, restauración paisajística, reforestación y sujeción del suelo", apuntan desde esta asociación. 

Desde ARBA apuntan a que "son momentos de apostar por la sostenibilidad de nuestro entorno y nuestro olivar, en estos tiempos de crisis climática y ecológica, unidos a la alta competitividad y crisis en el sector del aceite, solo entendemos una salida: la diferenciación y la calidad, un olivar tradicional lleno de valor añadido, ecológico, respetuoso e integrado en el paisaje, protector del suelo y lleno de biodiversidad".