La voz de la Subbética

  • Diario Digital | martes, 28 de enero de 2020
  • Actualizado 17:44

ESTE PEQUEÑO FRAGMENTO DE MÁRMOL DE 12 X 12 CENTÍMETROS CONSERVA CINCO LETRAS

El Museo de Doña Mencía incorpora un fragmento de calendario romano del S. II d.C. a su colección

La pieza fue encontrada por la familia de Manuela Morales en el cortijo de La Serona (Cabra), quien no dudó en donarla a la institución menciana para su estudio y exposición pública

El Museo de Doña Mencía incorpora un fragmento de calendario romano del S. II d.C. a su colección

El Museo Histórico-Arqueológico de Doña Mencía acaba de incorporar a su colección un fragmento de calendario romano datado en el siglo II d.C. La pieza fue encontrada de forma casual por la familia de Manuela Morales en el cortijo de La Serona (Cabra), quien no dudó en donarla a la institución menciana para su estudio y exposición pública.

Este pequeño fragmento de mármol, de 12 x 12 centímetros, conserva cinco letras, entre ellas la k de "kalendas", primer día de cada mes en el antiguo calendario romano y la f de "Fabariae". Es lo que queda de una inscripción que debió medir 3 metros de ancho por 1´5 de alto; monumento que recogía todos los meses y días del año, especificando las jornadas laborables y festivas.

Sobre ello versó la ponencia del Doctor de la Universidad de Córdoba, Ángel Ventura, de este 11 de enero en la Casa de la Cultura.  "Lo conservado en este fragmentito es el 1 de junio, la festividad de las Fabariae en Roma, consagrada a la Diosa Carna, a la que se le ofrecían como ofrenda habas con tocino, por ser quien protegía las vísceras, los órganos vitales del ser humano. También esa Diosa protegía a las niños de los ataques de los vampiros, de las estriges, que según la mitología romana eran una especie de brujas que se transformaban en murciélagos".

Ángel Ventura fue además el especialista al que acudió el director del Museo de Doña Mencía, Manuel Moreno, al recibir esta pieza. "En el mundo romano se conocen 44 ejemplares, todos en Italia. Solamente en los últimos años han aparecido dos ejemplares más en Hispania. Los tres en la Bética: en Écija, en Cádiz y ahora en Cabra. Seguramente estuvo expuesto en la ciudad de Egabrum," comentaba el Doctor Ventura.

Manuela Morales y su hija Mar Lama hicieron efectiva la donación de esta pieza en un evento en el que además, el Ayuntamiento de Doña Mencía y el Museo local reconocieron a los propietarios de los terrenos donde se ubica el yacimiento de El Laderón, por permitir que un equipo de investigadores, liderado por Manuel Moreno, realizara trabajos de excavación en la zona en los veranos de 2016 y 2017. Al escenario fueron subiendo representantes de las familias Vera y Campos, que recibieron este agradecimiento oficial de manos del alcalde, Salvador Cubero.

En declaraciones a Onda Mencía Radio, el director del espacio museístico municipal se mostraba totalmente en contra de los expolios, "porque a lo mejor para llevarse un trozo de metal, ocasionan una destrucción terrible para el conocimiento científico que podamos generar".  Por eso añadía, hay que premiar y agradecer a quienes encuentran casualmente piezas y las donan.