La voz de la Subbética

  • Diario Digital | miércoles, 30 de septiembre de 2020
  • Actualizado 01:36

SUBBÉTICA DE CINE

Iznájar, escenario del último trabajo del actor y productor lucentino Miguel Ángel Olivares

Olivares dirige esta vez una historia inspirada en hechos reales y centrada en la temática trans que protagoniza Daniela Santiago

Iznájar, escenario del último trabajo del actor y productor lucentino Miguel Ángel Olivares

Miguel Ángel Olivares escribe y dirige este primer proyecto, “JULIA”, producido por Gadol Producciones y protagonizado por la actriz Daniela Santiago, protagonista de la serie Veneno. Olivares, que ya cuenta con varios premios, uno de ellos el premio coraje UPTA Junta de Andalucía, dirige esta vez una historia, inspirada en hechos reales y centrada en la temática trans, sobre un camino, recorrido en silencio por la protagonista, para ser quien es.

La vida, a veces, se resume en imágenes, y Julia, mujer transexual, recuerda frente al espejo en ellas, el duro camino que ha sufrido hasta llegar a ser la mujer que es ahora. “Julia transmite básicamente la trayectoria de una persona trans, desde que de niño ya sabe que es una niña, hasta todo lo que tiene que luchar por conseguir su propia identidad, y al final lo consigue y se transforma en una hermosa mujer”, nos cuenta Daniela.

La actriz que ha saltado a la fama por dar vida a la icónica Cristina La Veneno se pone en la piel de Julia, protagonizando de nuevo un filme. “Este proyecto es el segundo que hago dando visibilidad al colectivo trans. Un colectivo castigado y que poco se sabía de él. Gracias a estos proyectos y a directores que apuestan por ellos, la gente está más cerca de comprender lo que antes no entendían.”

 

“Hablé con Daniela por teléfono y me emocionaron mucho sus palabras, y su agradecimiento por acordarme de ellas, las mujeres trans. A partir de ahí, y aprovechando el aislamiento del confinamiento, me fui empapando de historias, libros, y personas trans que necesitaban ser escuchadas.” Julia, es un proyecto audiovisual que pretende dejar al espectador con el corazón en las manos, “queremos crear con este proyecto un mar de sensaciones.”, dice Olivares.

Patrocinado por el Ayuntamiento de Iznajar ha contado en la producción con Carlos Masaal, en la voz y música Cristian Coto, ganador de “Se llama Copla”, y cuenta con el apoyo de la ONG Apoyo Positivo para la distribución y colaboración social y educativa.