08:08h. Sábado, 23 de Junio de 2018

EL CONSISTORIO SE ENCUENTRA A LA ESPERA DEL MINISTERIO PARA INVERTIR EL SUPERÁVIT

El Ayuntamiento de Lucena cerró el año 2017 con un superávit de 2,3 millones de euros

El informe de Hacienda arroja un remanente de tesorería positivo de 961.000 euros con un estado de ejecución del presupuesto del 89,6%

La delegada de Hacienda y Régimen Interior, Araceli Bergillos, ha dado a conocer esta mañana las cifras del cierre presupuestario municipal del año 2017, una liquidación económica que arroja un superávit de 2,3 millones de euros y un remanente de tesorería positivo de 961.672 euros.

El informe elaborado por la Delegación de Hacienda fija en un 89,6% la ejecución del capítulo de gastos del presupuesto del último ejercicio, con partidas como la de servicios y gastos corrientes o personal por rondado el 95%, mientras que la de inversiones arrojaba a 31 de diciembre un 51% ejecutado, si bien “esa cantidad, que puede parecer baja -ha matizado la concejal- se corresponde con inversiones que se van completando en los primeros meses del año 2018 porque son obras y actuaciones importantes, como la intervención en la zona del río con nuevos colectores, que trascienden de la liquidación del presupuesto y que se materializan en dos años diferentes pero con cargo a un único presupuesto”.

En cuanto al capítulo de ingresos, Bergillos ha señalado que la liquidación del año 2017 viene marcada por la revisión catastral llevada a cabo durante el pasado año, lo que ha arrojado un total de 1,8 millones de euros de exceso sobre las previsiones incluyendo tanto el IBI de naturaleza urbana como el rústico. En total, el Consistorio lucentino reconoció derechos por importe de 44,8 millones de euros sobre un presupuesto inicial aprobado de 39,2 millones de euros.

Respecto al capítulo de deuda, el Ayuntamiento de Lucena mantiene una deuda viva con las entidades financieras a fecha de 31 de diciembre, de 13,4 millones de euros, cantidad que se vio mermada durante el pasado año tras comenzar en poco más de 15 millones de euros. Con esta cifra de deuda, Araceli Bergillos ha fijado el nivel de endeudamiento de la institución en un 36,36%, lejos del 110% que establece como máximo la ley, de modo que “el ayuntamiento está en condiciones de acudir a crédito si lo estima oportuno para desarrollar diferentes actuaciones o servicios”.

A la espera del Ministerio, para invertir el superávit

La delegada de Hacienda ha informado que en estos momentos los ayuntamientos espera a que el Ministerio de Hacienda concrete el uso que desde los consistorios se puede hacer tanto del superávit como del remanente de tesorería. “El ministro Montoro ha anunciado cierta flexibilización tras negociar con la FEMP, pero hasta que no conozcamos el decreto ley no detallar cuánto dinero y en qué inversiones podremos emplearlo”, ha comentado Bergillos, quien se ha mostrado confiada en que “ahora que ya ha superado el ayuntamiento el plan de ajuste, sería una buena noticia que nos dejara el Gobierno invertir ese dinero, que es de Lucena, en demandas de los vecinos de Lucena”.

En este sentido, la concejala de Hacienda ha adelantado que, a falta de conocer esos detalles, el equipo de gobierno ya trabaja en un plan de actuaciones que se deberá consensuar con el resto de grupos políticos. Así ha avanzado que se propondrán nuevas inversiones en Casa Tejada, adaptar el CEIP Nuestra Señora de Araceli para la construcción del comedor, la creación de nuevos espacios verdes y parques infantiles como el proyectado en la calle Sevilla o la nueva EDAR para reutilizar el agua depurada para el riego de jardines.