La voz de la Subbética

  • Diario Digital | domingo, 18 de agosto de 2019
  • Actualizado 09:53

EL HACKING, O CRIANZA CAMPESTRE, ES UN MÉTODO EMPLEADO PARA LA REINTRODUCCIÓN DE AVES RAPACES.

El Ayuntamiento de Lucena pone en marcha el hacking para la conservación del Cernívalo primilla

Han sido 8 los pollos entregados y que se sumarán a los 16 liberados hasta el momento

El Ayuntamiento de Lucena pone en marcha el hacking para la conservación del Cernívalo primilla

La Delegación de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Lucena ha puesto en marcha un año más el proyecto de conservación en la localidad del Cernívalo primilla, gracias a la cesión, a través del CREA (Centro de Recuperación de Especies Amenazadas) Los Villares de la Junta de Andalucía, de pollos de cernícalo para la práctica del hacking. Se trata de un proyecto del Plan de Acción para el Desarrollo Sostenible Municipal. En esta ocasión, han sido 8 los pollos entregados (frente a los 4 del año anterior) y que se sumarán a los 16 liberados hasta el momento.

 Desde este mismo fin de semana se encuentran en el nido que se ha acondicionado y previsto de alimento para que, dentro de unos días, una media de 5 parta desde ahí a realizar sus primeros vuelos por la zona, que más tarde les permitirán alejarse y en un futuro regresar para criar. El hacking, o crianza campestre, es un método empleado para la reintroducción de aves rapaces.

El objetivo es reforzar e incrementar el número de ejemplares de la especie en Lucena, mediante una técnica que consiste en colocar pollos en un nido artificial en la zona de reintroducción, a una edad en que puedan alimentarse solos pero en la que aún no sepan volar. El cernícalo primilla es una especie altamente filopátrica, por lo que los pollos poseen una tendencia a volver a criar allí donde realizaron sus primeros vuelos.

Esto permite que el método hacking sea muy efectivo con la especie, tratándose de una actuación que completa otras acciones en las que se viene trabajando, como las del censo y control de parejas, la conservación de su hábitat, los programas educativos en los centros escolares o la instalación de nidales.