La voz de la Subbética

  • Diario Digital | Martes, 25 de Junio de 2019
  • Actualizado 12:39

LA CUEVA MUESTRA UNA OCUPACIÓN HUMANA DEL PLEISTOCENO MEDIO E INICIOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR

La Junta iniciará los trámites para la declaración de la Cueva del Ángel como Bien de Interés Cultural

Se propondrá su inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Zona Arqueológica

La Junta iniciará los trámites para la declaración de la Cueva del Ángel como Bien de Interés Cultural

La Junta de Andalucía iniciará los trámites para la declaración de la Cueva del Ángel de Lucena como Bien de Interés Cultural. Se propondrá su inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Zona Arqueológica. 

Así lo ha informado la delegada de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico, Cristina Casanueva, al término de la reunión que ha mantenido con los patronos de la Fundación Instituto de Investigación de Prehistoria y Evolución Humana, de la Cueva del Ángel, entre los que figura el Ayuntamiento lucentino. 

En esta sesión de trabajo, celebrada en la sede de la Fundación, se ha pasado revista a las intervenciones y hallazgos realizados en la citada cueva hasta este momento. La delegada también ha visitado el sitio arqueológico. 

CULT_CUEVA DEL ÁNGEL_21 de mayo_opt

Casanueva señala que a partir de ahora, la Junta de Andalucía encargará la elaboración de una documentación técnica sobre la Cueva del Ángel, con objeto de poner de manifiesto la importancia de sus valores patrimoniales y de justificar el interés de protegerla mediante su declaración como Bien de Interés Cultural. 

La Cueva del Ángel, situada en la falda meridional de la Sierra de Araceli, a una altitud de 600 metros sobre el nivel del mar, es una cueva colapsada a cielo abierto, con un relleno sedimentario que muestra una ocupación humana del Pleistoceno Medio e inicios del Pleistoceno Superior.

Las sucesivas actuaciones arqueológicas y proyectos generales de investigación desarrollados en los últimos años en la Cueva del Ángel han servido para delimitar el sitio, que desde el punto de vista arqueológico se divide en tres partes diferenciadas: la Plataforma, la Covacha y la Sima. 

Las intervenciones arqueológicas han puesto de manifiesto que se trata de un yacimiento excepcional, debido a la diversidad y estado de conservación de la estratigrafía y sus características antrópicas. La considerable cantidad de material arqueológico presente está compuesto en su mayor parte por abundantes restos óseos de mamíferos y numerosos artefactos líticos.