La voz de la Subbética

  • Diario Digital | domingo, 15 de diciembre de 2019
  • Actualizado 21:19

LOS PRECIOS QUE COBRA AGUAS DE LUCENA LLEVAN CONGELADOS DESDE EL AÑO 2013

El Pleno da luz verde a Aguas de Lucena para un incremento del 6% en las tasas en el año 2020

La medida acordada, con los votos a favor del PSOE e IU tras seis años sin subidas en la factura, permitirá equilibrar el presupuesto de la empresa el próximo ejercicio

El Pleno da luz verde a Aguas de Lucena para un incremento del 6% en las tasas en el año 2020

El Pleno del Ayuntamiento de Lucena tuvo anoche, durante su sesión ordinaria del mes de noviembre, en la aprobación de las tasas del agua uno de sus puntos de debate más intensos a raíz de la propuesta hecha desde Aguas de Lucena en relación a actualizar con un incremento del 6% tanto la tasa de abastecimiento como la de depuración a partir del 1 de enero del próximo año.

Con los votos a favor del PSOE e IU y en contra del resto de grupos municipales –PP, Ciudadanos y Vox–, la empresa municipal encargada de la gestión del agua aplicará a partir de enero una subida en la factura del 6% como mecanismo de equilibrio entre los ingresos y los gastos que proyecta Aguas de Lucena para el año 2020, a tenor de la normativa vigente que establece la aplicación de un plan financiero-económico si la empresa incurre en déficit por segundo año consecutivo.

La previsión que maneja Aguas de Lucena para el cierre del ejercicio actual eleva las pérdidas de la empresa entre 20.000 y 25.000 euros y de igual modo el presupuesto preparado desde la entidad fija en hasta 200.000 euros el desequilibrio de sus cuentas para el siguiente año, si no se aplicara esa subida del 6% propuesta.

En palabras de la presidenta de Aguas de Lucena, la concejal socialista Mamen Beato, “la aprobación de esta subida responde al único interés de igualar gastos e ingresos”, al tiempo que recordó que “Aguas de Lucena, como empresa pública que es, no tiene como objetivo conseguir ganancias, si no hacer frente a todas sus obligaciones con trabajadores y proveedores, dando un servicio de calidad al menor coste posible”. 

Beato defendió el voto socialista a favor del incremento de la factura argumentado que “los precios que cobra Aguas de Lucena llevan congelados desde 2013 y en este periodo Emproacasa ha subido el precio del agua hasta un 17% con unas subidas que ha venido soportando la empresa sin repercutirlo en la factura”. Añadió la presidenta de la entidad que la subida se traduce en un incremento de 1 euro al mes para una familia media compuesta por cuatro miembros y un consumo de agua razonable.    

En contra de la propuesta aprobada, María de la O Redondo, como portavoz del PP en este punto, reclamó alternativas diferentes para conseguir el equilibrio en las cuentas de Aguas de Lucena sin tener que recurrir a “subir los precios a pagar por los vecinos”. En este sentido, habló de reflexionar sobre el canon que anualmente paga Aguas de Lucena al Ayuntamiento o sobre la posibilidad de que las delegaciones municipales asumieran sus gastos en agua. Además, la concejal popular desveló que “el gasto en personal en Aguas de Lucena se ha elevado un 30% desde 2014” para concluir defendiendo que “hace falta ya un cambio de gestión en esta empresa municipal”.

En esa misma posición contraria al incremento de las tasas se mantuvo Ciudadanos, cuyo portavoz, Jesús López, se mostró partidario de “haber tomado medidas antes” para evitar la situación actual de Aguas de Lucena, mientras proponía limitar la subida en torno a “un 3,1% que es la cifra en la que se ha actualizado el IPC desde que las tasas de agua no se suben”. Vox también descartó sumarse a la subida propuesta por suponer una mayor presión fiscal. 

Por último, desde Izquierda Unida, Miguel Villa, señaló que “no podemos proponer una bajada de gastos en Aguas de Lucena como servicio público a costa de los trabajadores” y calificó la gestión de la empresa como “favorable a la contención del gasto, sin derroches, gracias a todo el Consejo de Administración”, de ahí que apoyara esta subida del 6% como una “medida técnica” después de seis años sin subidas.