• Diario Digital | Lunes, 21 de Enero de 2019
  • Actualizado 18:10

FUE FUNDADO EN EL AÑO 1752 POR EL SACERDOTE LUQUEÑO CRISTÓBAL RAFAEL ROLDÁN

Descubriendo la Subbética: El Hospital Jesús de Nazareno de Luque

Además de la propia actividad católica de su capilla, en sus instalaciones se desarrollan actualmente actividades culturales, sociales y deportivas

Foto: http:/palmadelrioyluque.blogspot.com
Foto: http:/palmadelrioyluque.blogspot.com
Descubriendo la Subbética: El Hospital Jesús de Nazareno de Luque

El Hospital de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Luque fue fundado en el año 1752 por el sacerdote luqueño Cristóbal Rafael Roldán Baena, clérigo capellán de la Capilla de la Virgen del Carmen de la Parroquia de la Asunción de la localidad.

Para dicha fundación aportó su propio capital, tanto en dinero en efectivo como en casas y fincas. Posteriormente, una de sus hermanas también donó bienes para llevarlo a cabo. En el testamento dejó estipulado que el Patrono (hoy llamado Patrono-Presidente) sería siempre un descendiente suyo en línea directa. Por su parte, el Administrador (hoy Patrono-Vicepresidente) sería el Párroco de la Villa.

En la actualidad, se denomina “Fundación benéfica Ntro. Padre Jesús Nazareno de Luque”. Su sede está ubicada en el inmueble situado en la Calle Alta nº 84, donde además se encuentra la Capilla de Ntro. Padre Jesús Nazareno.

El Patronato está formado por tres patronos representantes de la familia del fundador, un patrono representante del Ayuntamiento de Luque y un patrono representante de la Iglesia que en este caso será el párroco de la villa.

En la actualidad, además del fin propio de la capilla de la Iglesia católica, en los locales de dicha institución se desarrollan actividades culturales, sociales y deportivas.

En cuanto al edificio principal, está articulado en torno a un patio principal con claustro bajo abierto, cuyas arcadas, de medio punto, están sustentadas por pesadas columnas toscanas. Destaca sobre todo su portada, de jaspe multicolor.

El ingreso, con remate semicircular y dovelas en que se combinan mármoles blancos y negros, con la clave en jaspe rojo, está flanqueado por columnas de fustes lisos, con capiteles compuestos, realzados sobre pedestales prismáticos. Obra de la segunda mitad del siglo XVIII, hay quien ve en ella trazas del lucentino José Bada Navajas.