• Diario Digital | Miércoles, 20 de Febrero de 2019
  • Actualizado 13:33

MEJORARÁ LA ATENCIÓN A MÁS DE 2.000 PACIENTES

El Hospital Reina Sofía crea la primera unidad multidisciplinar de raquis de Andalucía

El equipo multidisciplinar permite optimizar los tiempos de respuesta, ofrecer un diagnóstico más preciso, personalizado y un circuito de atención más eficiente

El Hospital Reina Sofía crea la primera unidad multidisciplinar de raquis de Andalucía

El Hospital Universitario Reina Sofía ha creado la primera Unidad multidisciplinar de Raquis de Andalucía compuesta por especialistas en Neurocirugía y Traumatología, que atenderá a unas 2.000 personas al año, a fin de ofrecer un tratamiento ágil, integral y satisfactorio para el paciente. La directora gerente del hospital, Valle García, los directores de las unidades de gestión clínica de Neurocirugía y Traumatología, Juan Solivera y Rafael Quevedo, respectivamente, el coordinador de la Unidad de Raquis y especialista en Traumatología, Simón Fuentes, el especialista en Neurocirugía, Álvaro Toledano y uno de los pacientes que ya se ha beneficiado de la creación de la unidad, han presentado hoy a los medios este nuevo equipo y sus funciones.

Según ha explicado la directora gerente, Valle García, “la patología de columna, por su complejidad, implica a diferentes especialidades. Hasta ahora, un gran porcentaje de estos pacientes eran atendidos por traumatólogos o por neurocirujanos, en función del criterio del profesional que realizaba la derivación o de la preferencia del paciente, lo que provocaba inequidad en el acceso y variabilidad en la práctica clínica. En este contexto, nos planteamos mejorar la atención al usuario y en el mes de mayo, el hospital implantó esta nueva forma de organización con el objetivo de ofrecer un tratamiento multidisciplinar, consensuado y de calidad a los pacientes con problemas de salud relacionados con la columna”. 

En esta línea, la directora gerente ha valorado también la importancia del trabajo en equipo de diferentes disciplinas que “permite el enriquecimiento mutuo entre profesionales, compartiendo conocimientos, habilidades y experiencias”: Así, gracias a esta unión, el hospital ha creado un circuito eficiente para esta patología, disminuyendo la variabilidad en las indicaciones quirúrgicas, el procedimiento a realizar y mejorando los resultados clínicos.

Unidad pionera

Aunque en otros hospitales existen unidades de columna, ninguna integra a especialistas de Neurocirugía y Traumatología. Así, las unidades de columna del resto de hospitales están fundamentalmente orientadas hacia el tratamiento de la deformidad, traumatismos raquimedulares y patología degenerativa lumbar con necesidad de artrodesis, necesitando en muchos casos ser atendidos por neurocirujanos que trabajan de forma paralela a los traumatólogos.

Precisamente por la necesidad del abordaje multidisciplinar y por el aumento de este tipo de patologías, nace la unidad de Raquis. En esta línea, el doctor Toledano destaca que “dado al progresivo envejecimiento de la población, los especialistas estiman que la patología de columna aumentará durante los próximos años”. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de dependencia de la población mayor de 64 años se ha incrementado desde el 21% en 2007 hasta el 25% en 2017 en Andalucía y se prevé superar el 40% después del 2029. 

Para hacer frente a toda esta patología, el Hospital Universitario Reina Sofía cuenta con una completa cartera de servicios con técnicas invasivas y no invasivas, así como con un completo equipo de profesionales (traumatólogos, neurocirujanos, anestesistas especialistas en dolor, rehabilitadores y fisioterapeutas, entre otros). Esta dotación unida a la mejora en la organización (unidad de raquis), sitúa al hospital como un referente en el abordaje de esta patología a nivel nacional, ya que los únicos antecedentes de esta nueva forma de trabajar se encuentran en Valencia y Santander.

Atención integral

Por su parte, el coordinador de la Unidad de Raquis, Simón Fuentes, ha señalado que “la Unidad se crea desde una óptica de atención integral y en una sola consulta que atiende patología de raquis de cualquier tipo y localización, incluida la patología infantil. Esta ventaja es trascendental para el paciente que, hasta ahora, tenía que ser valorado por diferentes disciplinas, con sus tiempos de espera correspondientes y sin tener un diagnóstico tan completo como ahora”. 

En su intervención, el doctor Fuentes ha puesto en valor también las ventajas desde el punto de vista de la humanización de la atención, ya que “con esta organización ofrecemos al paciente una información más precisa y completa, por lo que se sentirá más escuchado, conocerá mejor cuál es su patología y las opciones terapéuticas que tiene. Además, también se sentirá más seguro porque hemos establecido protocolos de derivación y asistencia que aclaran los circuitos asistenciales que cada persona debe seguir”. 

La previsión de la actividad asistencial de la nueva unidad de Raquis es atender a más de 2.000 pacientes al año, realizar unas 600 intervenciones quirúrgicas y unas 60 urgencias aproximadamente. Para ello contará con un equipo de profesionales formado por 4 neurocirujanos y 5 traumatólogos y está coordinada por el especialista en Traumatología Simón Fuentes.

Tiempos de respuesta

En menos de un año de funcionamiento, la unidad de raquis ya está obteniendo los primeros resultados. En este sentido, una de las mejoras más importantes ha sido la reducción de los tiempos medios de respuesta, tanto en primera consulta como para la realización de una intervención quirúrgica. 

Concretamente, en lo referente a los tiempos de respuesta para primera consulta, el responsable de la unidad de Traumatología y Ortopedia del hospital, Rafael Quevedo, ha explicado que “desde que la unidad comenzara a funcionar en mayo, hemos atendido a un gran número de paciente (2.300 en total) y hemos conseguido mejorar la demora media, situándose el promedio actual en menos de 30 días (desde que se produce la derivación hasta que recibe la citación), lo que supone una importante bajada en el tiempo de respuesta. Esta reducción se debe en gran medida a que se han creado circuitos de derivación preferente que agilizan la atención a este grupo de personas”.

Por su parte, el jefe de servicio de Neurocirugía y Neurofisiología del hospital, Juan Solivera, ha explicado que también se han producido mejoras en los tiempos de respuesta media para una intervención quirúrgica. En este sentido, ha señalado que “en el contexto de la nueva unidad de Raquis, en estos meses hemos realizado un gran número de intervenciones (más de 300 intervenciones programadas y otras 50 urgentes). Además, la unidad ha incrementado la eficiencia en la gestión de los tiempos medios de respuesta asistencial, ya que se ha reducido en más de 20 días el promedio de espera hasta la intervención quirúrgica, con una media de respuesta de 90 días en la actualidad”.

Además de los especialistas, en la rueda de prensa ha participado Alfonso Pontes, que ha contado su experiencia destacando el trato recibido en el hospital “me he sentido como en una familia, acompañado por todo el personal. También he pasado miedo y nervios hasta que me operaron, pero ha merecido la pena porque he pasado de estar en la cama, sin autonomía, a poder llevar una vida mucho más normal, en la que soy independiente”. Alfonso Pontes también ha mandado un mensaje a todas las personas que están pendientes de un diagnóstico, tratamiento o esperando una intervención quirúrgica destacando “que confíen en los profesionales, que van a hacer todo lo posible, como en mi caso, por mejorar nuestra situación y darnos salud”. 

Mejor diagnóstico y tratamiento

La creación de la nueva unidad también aporta mejoras sustanciales en el diagnóstico del paciente, además de evitar desplazamientos y duplicidad de pruebas, ya que el usuario es atendido por un especialista con criterios consensuados entre ambas disciplinas, ofreciendo una puerta de entrada única al paciente. 

Esta simbiosis, “permite integrar las dos visiones a la vez (sistema nervioso y biomecánica), y además, nos permitirá adquirir más pericia y destreza en las técnicas quirúrgicas, reduciendo al máximo cualquier factor de riesgo e incrementando la calidad de vida del paciente” ha señalado el jefe de Servicio de Neurocirugía, Juan Solivera. 

Otra gran ventaja es que se crea una unidad que dispone del equipamiento y tecnología de última generación que existe en ambas especialidades (Neurocirugía y Traumatología), lo que se traduce en diagnósticos más precisos a través del microscopio quirúrgico, técnicas de navegación e imagen intraoperatoria, endoscopia y ecografía de alta gama. 

Además de las mejoras en el diagnóstico, la unidad de raquis también aporta ventajas en el tratamiento, ya que según ha apuntado el doctor Toledano “la nueva unidad tiene especial impacto en la atención al dolor, ya que los procedimientos relacionados con la columna dan lugar a dolor agudo y crónico, especialmente. En esta línea, una intervención integral de la persona con dolor, garantizando la continuidad y la coordinación con las unidades encargadas de derivar a los pacientes (atención primaria, aparato locomotor, unidad del dolor y rehabilitación) supone una mejora en la calidad asistencial”.

Unidades referentes

El equipamiento y la coordinación del conocimiento y experiencia existente en las dos especialidades permiten que el Hospital Reina Sofía ofrezca una atención de vanguardia y de calidad a sus usuarios. En este sentido, la unidad de Traumatología es referencia en el tratamiento de la escoliosis, las osteotomías de columna por deformidades rígidas, las vertebrectomías en patología tumoral primaria y metastásica o la cirugía urgente del lesionado medular. 

Por su parte, la unidad de Neurocirugía destaca por la realización de intervenciones centradas en la descompresión microquirúrgica de patología espinal degenerativa cervical y lumbar, espina bífida, malformaciones de la unión cráneo-cervical, tratamiento de tumores intradurales y malformaciones vasculares.