La voz de la Subbética

  • Diario Digital | viernes, 22 de noviembre de 2019
  • Actualizado 17:06

SE HAN IMPARTIDO EN LOS CENTROS DE SALUD DE MONTORO Y PALMA DEL RÍO

La Junta y la Guardia Civil organizan talleres para la prevención de agresiones a sanitarios

La Consejería de Salud y Familias está trabajando en el diseño de un nuevo Plan de Prevención de Agresiones
La Junta y la Guardia Civil organizan talleres para la prevención de agresiones a sanitarios

El Centro de salud de Palma del Río y de Montoro han acogido estos talleres informativos para la prevención de agresiones en los centros sanitarios y sobre las medidas de apoyo a los profesionales cuando se produce una agresión física o verbal. Estas sesiones han sido organizadas por la Delegación Territorial de Salud y Familias y la Guardia Civil y han sido impartidas por el responsable del Plan en la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba. 

Fundamentalmente ambas jornadas tuvieron como finalidad dar a conocer a los asistentes los pormenores del Plan Integral de Protección a Profesionales de la Salud que está ejecutando la Guardia Civil, en cumplimiento de la Instrucción 3/2017 de la Secretaría de Estado de Seguridad, de julio de 2017, sobre medidas policiales a adoptar frente a agresiones a profesionales de la salud, con la finalidad de preservar la seguridad de todo el personal. 

La apertura de ambas jornadas contó con la presencia de la delegada territorial de Salud y Familias de Córdoba, María Jesús Botella, (¡¡ojo!!, en la de Montoro no estuvo, pero a Guardia Civil le da igual si la Delegación quiere que aparezca así) quien ha destacado la importancia de que “nuestros profesionales sepan reconocer una posible situación de riesgo y actuar para protegerse adecuadamente”. De igual manera ha señalado que “es vital que la ciudadanía tome conciencia de que este tipo de actitudes son absolutamente intolerables, y de que nada justifica agredir a un profesional que está cuidando de nuestra salud”.
    
Los profesionales del Sistema Sanitario Público de Andalucía en el ejercicio de sus funciones son considerados como una ‘figura de autoridad’, por lo que gozan de una mayor protección jurídica y las agresiones físicas en su contra están penadas con entre seis meses y un año de prisión y las agresiones verbales que constituyan un delito de amenazas son castigadas con multas económicas.

Manejar situaciones de riesgo, prevenir y actuar

La formación impartida en ambos centros de salud está dirigida a todos los profesionales del centro, con el triple objetivo de aprender a manejar situaciones de riesgo que pueden derivar en una agresión, impulsar medidas preventivas y actuar cuando se produce un ataque verbal o físico.

Durante las sesione se presentó también la figura del ‘Interlocutor Policial Sanitario’, que representa el nexo de unión entre la Guardia Civil y los centros sanitarios para que los profesionales tengan una vía directa de comunicación para asuntos relacionados con cualquier tipo de agresión que puedan sufrir.

Para que las autoridades policiales y judiciales puedan actuar y puedan materializarse las condenas contempladas en la ley ante estas agresiones, es imprescindible la interposición de la denuncia. El nuevo Plan de Prevención y Actuación frente a Agresiones de la Consejería de Salud y Familias tiene en sus objetivos lograr que el 100% de los profesionales agredidos denuncie, así como que se establezca una cultura de ‘tolerancia cero’ ante este tipo de conductas.

Por ello es importante notificar ante los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad todas las agresiones que se producen en los centros sanitarios, sean estas constitutivas de delito o no. 

Nuevo Plan de Prevención de Agresiones

La Consejería de Salud y Familias está trabajando en el diseño de un nuevo Plan de Prevención de Agresiones, que incorporará un programa especial de acompañamiento al profesional agredido y supondrá la habilitación de canales ágiles y rápidos para que la persona que sufre una agresión, ya sea verbal o física, no esté solo momentos después de ser agredido.

El nuevo Plan incluirá novedades y mejoras al ya existente y vigente desde el año 2005, facilitando la atención psicológica durante el tiempo que sea necesario y el acompañamiento al profesional agredido en todos los trámites, si este así lo desea. Otra de las medidas que contempla el Plan es la simplificación de la burocracia, de manera que se pueda simultanear la cumplimentación de los documentos para evitar que el profesional tenga que recordar repetidamente lo ocurrido.

Una novedad más de este Plan será la adopción de medidas dirigidas a la concienciación de los pacientes y usuarios con campañas informativas explicando cómo funciona el sistema sanitario andaluz y qué puede o no puede hacer un profesional. Este desconocimiento lleva, en muchas ocasiones, a exigir cosas que sobrepasan el ámbito de actuación del profesional. Además, es fundamental que los ciudadanos tomen conciencia de que un problema nunca se resuelve con una agresión.