La voz de la Subbética

  • Diario Digital | lunes, 17 de febrero de 2020
  • Actualizado 11:32

LA CIFRA SUPONE UN INCREMENTO DEL 8,21% CON RESPECTO AL AÑO 2018

La Unidad de Adicciones del Instituto Provincial de Bienestar Social atendió en 2019 más de 2.600 casos

El 77,14% de las personas atendidas durante el pasado año fueron hombre mientras que el 22,86% fueron mujeres

La Unidad de Adicciones del Instituto Provincial de Bienestar Social atendió en 2019 más de 2.600 casos

La Unidad de Adicciones del Instituto Provincial de Bienestar Social (IPBS), dependiente de la Diputación de Córdoba, atendió el pasado año un total de 2.620 casos, un 8,21% más que en 2018 - el 77,14 % fueron hombres y el 22,86% mujeres -.

El presidente del IPBS, Francisco Ángel Sánchez, ha dado a conocer estos datos en la reunión general de profesionales de la Unidad de Adicciones (UDA), un encuentro en el que ha adelantado que “para este año 2020 nos marcamos como objetivo incrementar la atención a jóvenes, adolescentes y familias, a través del programa que desarrollamos en coordinación con los Servicios Sociales Comunitarios, también la atención a las mujeres, en particular a las que están en situación de exclusión social”.

En este sentido, Sánchez ha abundado en que “tenemos que reforzar la atención a las mujeres víctimas de violencia de género que padecen una adicción y también la que ofrecemos a las personas mayores con problemas de consumo de drogas, sobre todo drogas legales, incluyendo los psicofármacos. Además, hemos de potenciar el trabajo de prevención comunitaria en coordinación con el programa ‘Ciudades ante las drogas’”.

En este encuentro se han tratado y analizado, además, otras cuestiones relativas al funcionamiento de la UDA y de los equipos de profesionales especializados en adicciones en los centros de salud de la Red Sanitaria.

A este respecto, Sánchez ha señalado que “hemos compartido experiencias sobre las actividades realizadas en prevención de adicciones, tanto a nivel comunitario como a través del Programa de Intervención Preventiva dirigido a jóvenes y familias, y hemos compartido visiones sobre el desarrollo de los programas de incorporación sociolaboral de personas que, habiendo padecido una adicción, se hallan en proceso de reinserción”.

El presidente del IPBS ha insistido en la importancia de aunar esfuerzos “para que todo funcione”. Así, ha hecho hincapié en que “es necesaria la coordinación con instituciones y entidades sociales, sobre todo porque esto nos permite analizar la cooperación que venimos llevando a cabo con la Red de Salud Mental, con Atención Primaria, con nuestros Servicios Sociales Comunitarios del IPBS (en los municipios de menos de 20.000 habitantes), con los municipios de más de 20.000, con los técnicos del Programa de Prevención Ciudades ante las Drogas, con las delegaciones territoriales de la Junta de Andalucía, con el Instituto Andaluz de la Mujer, con la Institución Penitenciaria de Córdoba, con la Universidad, con la red Cohabita de personas sin hogar y con la Federación de Asociaciones Madinat y Enlace”.

Junto al presidente de Instituto Provincial de Bienestar Social, ha participado en esta reunión de trabajo el gerente del IPBS, Javier Quijada, y el director general de Cuidados Sociosanitarios de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, José Repiso, responsable del desarrollo en Andalucía del III Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones 2016-2021 en la comunidad.