19:21h. Miércoles, 17 de Enero de 2018

NICETO ALCALÁ-ZAMORA, JUAN VALERA O JOSÉ ÁLVAREZ CUBERO SON ALGUNAS DE ESTAS PERSONALIDADES DESTACADAS

Cinco personajes ilustres que nacieron en la Subbética

Nuestra comarca ha sido testigo del paso de diferentes culturas, de generaciones que han influido a lo largo de la historia y de personajes ilustres que han llevado el nombre de cada pueblo más allá de nuestras fronteras

La Subbética no sólo es rica por su valor paisajístico, natural y monumental. Los municipios que conforman esta comarca han sido testigos durante siglos del paso de diferentes culturas, de generaciones que han influido a lo largo de la historia, de personajes ilustres que han llevado el nombre de nuestros pueblos más allá de nuestras fronteras.

En este artículo queremos destacar la labor de cinco personas nacidas en diferentes pueblos de la Subbética que obtuvieron una relevancia o alcanzaron una importancia destacada en campos tan diversos como la política, la literatura o la medicina.

Niceto Alcalá-Zamora

Nació en Priego de Córdoba el 6 de julio de 1877 y murió en Buenos Aires el 18 de febrero de 1949. Fue un político y jurista que ocupó varios ministerios durante el reinado de Alfonso XIII, la presidencia del gobierno provisional de la II República y, finalmente, el cargo de presidente de la República Española entre 1931 y 1936.

Fue destituido en febrero de 1936, al triunfar en las elecciones el Frente Popular. Marchó al exilio a Francia antes del inicio de la Guerra Civil, huyendo a Argentina al ser ocupada ésta por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

En el balance de su actuación política, destacar la voluntad de integración que demostró, aceptando lealmente el juego democrático desde posiciones conservadoras; su aspiración de promover una gran opción política de centro que facilitara el consenso estaba condenada al fracaso en una época de tensiones sociales y políticas tan graves como las que acabaron conduciendo -tres meses después de su destitución- a la Guerra Civil.

En Priego de Córdoba se puede visitar actualmente la Casa Natal y Museo de Niceto Alcalá Zamora, una bella casa señorial del siglo XIX reformada a principios de siglo, situada en la calle Río nº 33.

Niceto Alcalá-Zamora

Juan Valera

Nació el 18 de octubre de 1824 en CabraCórdoba, en el seno de una familia aristocrática. Entró en el servicio diplomático como acompañante del duque de Rivas, embajador en Nápoles, donde se dedicó a la lectura y al estudio del griego.

Es admitido en el año 1861 en la Real Academia Española.
Como novelista, fue autor de Pepita Jiménez (1873), Las ilusiones del doctor Faustino (1875), Doña Luz (1879) y Juanita la larga (1895).Fue la figura más europea del S. XIX español, reflejado en el talante abierto y conciliador de su obra.  

Son constantes las citas que Juan Valera hace, en sus novelas y copiosa correspondencia, a la localidad de Doña Mencía. En esta localidad de la Subbética se pueden encontrar hoy día las ‘Rutas Valerianas’, un paseo por los diversos lugares de la localidad que el autor cita en sus obras. Falleció en Madrid el 18 de abril de 1905.

imagen_portada

José Álvarez Cubero

Nació en Priego de Córdoba el 23 de abril de 1768. Fue un escultor de estilo neoclásico, que realizó una gran parte de su carrera en París y Roma. Realizó sus primeros estudios en Priego. Entre 1791 y 1794 asistió a las academias de Córdoba, Granada y Madrid, donde fue admitido en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. 

En 1825, y tras prácticamente toda una vida viviendo en las capitales de Francia e Italia, emprendió su viaje de regreso a España por barco, trayecto que resultó accidentado tras el naufragio del buque cerca de Perpiñán.

En sus últimos dos años en España, José Álvarez Cubero prosiguió con su arte, realizando diversas esculturas. Una de sus obras más conocidas es el monumental grupo marmóreo La defensa de Zaragoza, que se exhibe en el vestíbulo del Museo del Prado. Una de sus obras más reconocidas de Priego es la escultura del león luchando con una serpiente de la Fuente del Rey.

DSC_0800_result

José María “El Tempranillo”

Nació en la pedanía lucentina de Jauja en junio de 1805. Fue un bandolero rebelde y liberal que actuó en la Serranía de Ronda. No tuvo estudios y desde muy niño tuvo que trabajar como jornalero junto a sus padres y al servicio de un señorito de la zona. Con tan solo 15 años empieza su vida como bandolero.

Se une inicialmente a la banda de los Niños de Ecija, pero pronto encabeza su propia partida y sus correrías se hacen célebres tomando fama de "robinhood" que roba a los ricos para ayudar a los pobres. Desde Ronda a Ecija y desde Estepa a Lucena los bandoleros desafiaban las tropas de Fernando VII incapaces de capturar a los salteadores.

En plena lucha entre bandoleros, el día 23 de septiembre de 1833, "el Tempranillo", cerca de una hacienda que tenía en Alameda (Málaga), se topó con una emboscada de un antiguo compañero, "el Barberillo", quien le disparó mortalmente, poniendo fin a su vida con 28 años. Actualmente existe la ruta turística ‘Tierras de José María ‘el Tempranillo’ que recrea  los últimos momentos de la vida del bandolero.

300px-Tempranillo_by_Lewis

Juan Fernández Cruz

Juan Fernández Cruz, inspector farmacéutico de profesión, nacido en Jaén el 13 de julio de 1925. En 1957 se instala en Zuheros, y partir de ahí empieza una intensa vinculación con este municipio, del que llegaría a ser Alcalde y Cronista Oficial. Su gran labor investigadora le valió el ingreso en la Real Academia de Córdoba. 

En 1968 obtiene el Premio Nacional Juan Valera por su obra Don Juan Valera y Don Aureliano Fernández-Guerra y el Ayuntamiento de Zuheros le nombra Cronista Oficial de la Villa En reconocimiento a su labor, el Museo de Costumbres y Artes populares de Zuheros lleva su nombre.

Su labor investigadora se ha centrado fundamentalmente en hechos históricos de Zuheros o que tienen relación con Zuheros. Merced a esa labor ha publicado más de 150 artículos y escritos.  El 17 de diciembre de 2006 falleció en Zuheros a los 81 años de edad.  El legado de su obra ha sido donado a la Fundación Museo de Costumbres y Artes Populares “Juan Fernández Cruz" de Zuheros.

Sin título