La voz de la Subbética

  • Diario Digital | domingo, 22 de septiembre de 2019
  • Actualizado 13:41

UN GRUPO DE PERSONAS ENCABEZADO POR RAFAEL MORALES RESCATÓ EL PATRIMONIO DE LA COFRADÍA PARA FUNDAR LA NUEVA ERMITA

Las Fiestas de la Virgen del Consuelo de Rute cumplen medio siglo

Las Fiestas en honor a Nuestra Señora del Consuelo se celebran este año marcadas por la conmemoración del 50 aniversario del traslado de la imagen y la ermita a su actual ubicación en la aldea de La Hoz

Las Fiestas de la Virgen del Consuelo de Rute cumplen medio siglo

Que las Fiestas de la Virgen del Consuelo se celebren el primer sábado de septiembre no es casual. En este mes en 1968 se concluyeron las obras de la actual ermita y al año siguiente nacerían las fiestas tal como se conocen hoy. Esta edición viene marcada, pues, por ese cincuenta aniversario. De ahí que el programa de actos se haya adelantado un día. El motivo ha sido la inauguración de la exposición “50 años en La Hoz”. Antes, Manuel García Iturriaga ofreció la conferencia “Trayectoria de la cofradía de la Virgen del Consuelo en las Huertas de La Hoz”. Lo presentó Adolfo Villén, secretario de la cofradía, que destacó su vocación cultural y de investigador. Todo ello le ha valido el Premio Villa de Rute y ser nombrado Cronista de la Villa.

Iturriaga se remontó a la antigua ermita, junto a las huertas del Pamplinar. El Pantano de Iznájar iba a sepultar bajo las aguas este paraíso perdido, como lo consideran quienes aún lo añoran. Sin embargo, un grupo de personas encabezado por Rafael Morales se opuso a los dictados de la Historia. Morales no sólo logró el permiso para desmontar la campana de la vieja ermita, las puertas y la pila bautismal, que aún se conservan. También sacó a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir una contraprestación de nueve mil kilos de cemento y otra de 118.105,90 pesetas para la nueva ermita.

Su construcción, en la ubicación actual, tras una pugna con Iznájar, que también la reclamaba, fue posible tras la compra de una pequeña parcela de dos olivos por cinco mil pesetas. Fue el 20 de agosto de 1968. En apenas dos meses, en septiembre, las obras estaban terminadas. Durante ese tiempo, la Virgen había estado en casa de Andrés Rodríguez, padre del actual presidente de la cofradía. Para agosto del año siguiente, se pidió al Ayuntamiento alumbrado extra para poder celebrar las fiestas y sacar en procesión la imagen por la aldea de La Hoz.

En estas décadas, se ha ampliado la duración de las fiestas y los contenidos de la revista, con poemas y artículos. En 1999 se hizo la casa de hermandad junto a la ermita y en 2000 el alumbrado se amplió a toda la aldea. 2004 marcó un hito, con la presencia del lienzo en la exposición “Gratia Plena”. Deslumbró hasta tal punto que la Conferencia Episcopal usaría la imagen para su felicitación de Navidad. En los últimos años la cofradía ha consolidado su presencia en la vida cofrade de Rute.

Tras la conferencia, Adolfo Villén, Lely Ropero o Remedios Sánchez, entre otros, leyeron algunos de los poemas que se han escrito a la Virgen en la revista. Antes de inaugurar la exposición, el alcalde Antonio Ruiz y el actual presidente de la cofradía, Perfecto Rodríguez, descubrieron el azulejo conmemorativo, bendecido por el párroco José Gregorio Martínez. La muestra recoge el patrimonio de este medio siglo. Hay mantos de la Virgen, báculos o carteles y revistas, pero también curiosidades como el contrato de compra-venta de la parcela sobre la que se edificaría la actual ermita.