• Diario Digital | Lunes, 21 de Enero de 2019
  • Actualizado 18:02

Mi cordial felicitación

Mi cordial felicitación

Mi cordial felicitación a todas las mujeres luqueñas en general, por la celebración del día de la mujer trabajadora y en particular, a Doña Encarnación  Esteban Flores: Ha sido homenajeada en Marchena (Sevilla) en el Día de Andalucía. Los luqueños nos hemos alegrado mucho por este acertado reconocimiento a una paisana nuestra.

Encarnación, una excelente matrona,  nació en Luque. Vivió en la calle Bailajarros, Nº. 18. Toda su infancia la pasó en el pueblo. Como procedía de una familia humilde y pobre,  a los pocos años tuvo que compartir labores agrícolas con sus hermanos en el campo andaluz.

Da la curiosidad (y aquí empieza a vislumbrarse su sentido de sacrificio y superación), que hasta los 11 años era analfabeta. En los tiempo libres que le permitía la vida en los cortijos, ella sola, con alguna ayuda de algún compañero aprendió a leer y a escribir.

Con este caudal y con la llave que le proporciona descifrar las letras y de poder meterse de lleno en los libros, ella sola empezó a estudiar para dar cumplimiento a un sueño que la envolvía: ser matrona. Y como dice el refrán el que sigue la consigue, su mayor felicidad fue que a los 25 años se graduó y consiguió su ansiado trofeo: ser matrona.

Su vida profesional la desempeñó en un pueblo sevillano: Marchena. Allí dio muestras de su valía y profesionalidad, no importándole ni el tiempo ni el cansancio. Su única ilusión fue realizar su trabajo con auténtica maestría. Siempre estaba localizada por si había algún parto que atender en Marchena o en Sevilla.

Esta dedicación a su profesión, el pueblo de Marchena lo ha reconocido y así lo ha expresado nombrándola marchenera de prestigio, dedicándole además una calle para su recuerdo. Ha cumplido 100 años y todavía en sus momentos de lucidez  pregunta asuntos de su profesión.

Colaboró desde Marchena a sufragar los gastos de una beca de estudio en el seminario para un primo suyo Pedro Flores Jiménez, quien hoy día es otro luqueño, sacerdote, que en cierto modo  encontró la guía y ayuda de Encarnación. También quiere unirse a mi felicitación en el día de la mujer trabajadora luqueña