La voz de la Subbética

  • Diario Digital | lunes, 26 de octubre de 2020
  • Actualizado 11:40

SE PRETENDE MEJORAR LA POBLACIÓN Y EL HÁBITAT DE LAS ESPECIES VEGETALES

Las actuaciones de mejora del monte Picacho de Cabra comenzarán en noviembre

Esta iniciativa de colaboración se iniciará con labores de desbroce y limpieza para adecuar la zona de la Ermita y que estas actuaciones “contarán con una planificación a futuro a lo largo de 2021”

Las actuaciones de mejora del monte Picacho de Cabra comenzarán en noviembre

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha informado de que el próximo mes comenzarán las primeras actuaciones de mejora del monte Picacho, ubicado en el Parque Natural de las Sierras Subbéticas. Estas acciones se llevarán a cabo en base a los convenios firmados entre el Gobierno andaluz, el ayuntamiento de Cabra y la Real Archicofradía de María Santísima de la Sierra que, como ha apuntado la consejera, son el resultado “de la voluntad y el requerimiento del propio alcalde” de Cabra, Fernando Priego.

Carmen Crespo ha mantenido un encuentro con Fernando Priego, con quien ha comentado que esta iniciativa de colaboración se iniciará con labores de desbroce y limpieza para adecuar la zona de la Ermita y que estas actuaciones “contarán con una planificación a futuro a lo largo de 2021”. Los acuerdos de colaboración contemplan actuaciones dirigidas, por ejemplo, a conservar la flora amenaza y gestionar el monte con el objetivo de mejorar la población y el hábitat de estas especies vegetales.

La consejera de Desarrollo Sostenible ha hecho hincapié en que “la conservación es un tema fundamental” y ha apuntado que el plan de recuperación europeo ‘Next Generation’ se presenta como una herramienta clave de futuro para que municipios rurales como Cabra encuentren oportunidades para impulsar, en este caso, la Sierra Subbética. Carmen Crespo ha apostado por actuar en estas áreas porque “las sierras que están trabajadas son más accesibles, cuentan con más posibilidades económicas y están mejor conservadas desde el punto de vista medioambiental”.

En cuanto a otras políticas de la Junta de Andalucía a favor del entorno natural, la responsable de Medio Ambiente ha recordado que plan ‘Andalucía en Marcha’ incluye una dotación de 25 millones de euros para el uso público de espacios naturales. Además, Crespo ha animado a participar en un plan forestal que se encuentra “en ciernes”, tendrá una duración de diez años y “que va a influir en todo el medio natural de Andalucía”.

“Queremos un medio ambiente conservado y protegido”, ha afirmado la consejera mostrando su apuesta por cuidar la biodiversidad y el agua para que los entornos naturales sean “una oportunidad para el mundo rural” a través, por ejemplo, de la puesta en marcha de tratamientos silvícolas o del aprovechamiento sostenible que suponen la actividad cinegética o el pastoreo.

Centro Ifapa

Por otro lado, Carmen Crespo ha remarcado la importancia que tiene en esta comarca el centro del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) ubicado en este municipio. Estas instalaciones son, según las propias palabras de la consejera de Agricultura, “referente en olivar, en aceite y en vino” por lo que es preciso apostar por su promoción para “dar más posibilidades” al centro.

En este sentido, la Consejería ha aumentado las plazas de investigadores en la última oferta de empleo ya publicada y, entre otras actuaciones, trabaja junto a bodegueros locales de la Denominación de Origen Protegida (DOP) ‘Montilla-Moriles’ en la obtención de nuevos tipos de vino elaborados a partir de las uvas autóctonas de la zona que respondan a las nuevas demandas del mercado. Además, estas instalaciones también diversas actividades formativas dirigida, por ejemplo, a instruir en el proceso de elaboración de aceite de oliva a futuros maestros de almazara.

La consejera ha puesto en valor que con la fusión de las antiguas áreas de Agricultura y Medio Ambiente, el actual Ejecutivo andaluz ha llevado a cabo también una modificación de los estatutos del Ifapa que ha permitido incluir el ámbito ambiental entre sus campos de estudio. De esta forma, como ha resaltado Carmen Crespo, ahora “cohabitan la agricultura, el agua, la ganadería y las cuestiones medioambientales” para aprovechar las sinergias existentes y ofrecer nuevas oportunidades para potenciar las áreas rurales.