La voz de la Subbética

  • Diario Digital | martes, 27 de septiembre de 2022
  • Actualizado 08:21

LA DEUDA VIVA PENDIENTE DE AMORTIZAR ES DE 1.593.064 EUROS

El Ayuntamiento de Cabra cerró el año con un remanente de tesorería positivo de casi 2 millones de euros

El saneamiento de las cuentas permitiría al consistorio egabrense solicitar en el transcurso de este ejercicio un préstamo para destinarlo a políticas públicas, inversiones y políticas de empleo

img_7836
El Ayuntamiento de Cabra cerró el año con un remanente de tesorería positivo de casi 2 millones de euros

El alcalde de Cabra, Fernando Priego, y la delegada de Hacienda, Ana Peña, han dado a conocer los datos de la liquidación del presupuesto del ejercicio correspondiente al año 2017, indicadores que nuevamente arrojan cifras positivas para el consistorio y que, como ha subrayado el alcalde, significa que “un año más cuadran las cuentas y un año más se hace sin subir los impuestos a los egabrenses a pesar de que el IPC fue positivo”.  

Como ha señalado la delegada de Hacienda, se sigue manteniendo la consecución de la normativa establecida en la ley 2/2012 de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, lo que indica que "este ayuntamiento va solventando año tras año sus compromisos económicos sin caer en el incumplimiento de la misma".  

De este modo, el remanente de tesorería es de 1.995.161€, se cumple con el objetivo de estabilidad presupuestaria, que asciende a 2.560.761€, se vuelve a cumplir con la regla del gasto, pagando a los proveedores en 20 días, muy por debajo de los 18 meses que se tardaba en hacerlo en 2011, y la deuda viva pendiente de amortizar es de 1.593.064€, alejada de los más de 7 millones de euros de deuda que el actual equipo de gobierno se encontró al llegar.

 El ejercicio 2017 cierra así con un balance muy positivo, pues los gastos no han superado los ingresos, se ejecuta el presupuesto en un buen porcentaje (del 81,07% en gasto y de 88,63% en los ingresos, no siendo más elevado porque aún están en vías de ejecución inversiones financieramente sostenibles debido al retraso en la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de 2017) y la deuda con los bancos es cada vez menor, lo que permitirá al consistorio poder solicitar en el transcurso de este ejercicio un préstamo para destinarlo a políticas públicas, inversiones y políticas de empleo.