La voz de la Subbética

  • Diario Digital | sábado, 16 de octubre de 2021
  • Actualizado 17:21

Iprodeco respalda la puesta en marcha de la 40ª edición de Agropriego

La presidenta del organismo provincial y vicepresidenta primera de la institución provincial, Dolores Amo, ha participado este viernes en la inauguración de esta feria de maquinaria agrícola, fitosanitarios y agroalimentaria

FOTO-Agropriego-2021-2-scaled_opt
Iprodeco respalda la puesta en marcha de la 40ª edición de Agropriego

El Instituto Provincial de Desarrollo Económico (Iprodeco) de la Diputación de Córdoba respalda económicamente dos citas feriales que abren hoy sus puertas en la provincia y que cuenta con gran tradición; la 40ª edición de la Feria de Maquinaria Agrícola, Fitosanitarios y Agroalimentaria ‘Agropriego 2021’ y la XXIII Cata de Vinos de Moriles.

La presidenta del organismo provincial y vicepresidenta primera de la institución provincial, Dolores Amo, ha participado en la inauguración de ambas citas para poner de manifiesto el respaldo de la Diputación a sectores estratégicos para el desarrollo económico y social de la provincia.

En Priego de Córdoba, Amo ha señalado que “esta feria es un hito y una referencia, además en esta ocasión es una buena noticia porque no sólo estamos apoyando al sector agrícola y ganadero, sino que estamos recuperando ya la actividad expositiva y ferial”.

Amo ha valorado la trayectoria de Agropriego a lo largo de estos cuarenta años y su respaldo al sector agrícola y ganadero durante ese tiempo. Asimismo, ha destacado que “durante la pandemia este sector no paró y, justo cuando estábamos acompañándolo en sus reivindicaciones, las abandonaron para salir a ayudar con sus tractores a la calle”.

La vicepresidenta primera de la Diputación ha insistido en que “no podemos abandonarlo y tenemos que hacer un esfuerzo para que puedan seguir creciendo de la mano de la agroindustria de la provincia. Amo ha recordado que “en marzo de 2020 desde Iprodeco adquirimos el compromiso de trabajar para que los cordobeses consumieran lo nuestro y que tuviéramos la capacidad defender nuestros productos”.

“También lo hicimos desde el Consejo del Olivar, trabajando de mano de las asociaciones que lo conforman, y con las denominaciones de origen, con las que trabajamos en campañas de difusión que se está viendo por todo el mundo”. Por último, la vicepresidenta primera de la institución ha expresado su agradecimiento a los agricultores, “a los que tenemos que estar agradecidos y tenemos que ayudar para que sigan creciendo. Tenemos los productos, la excelencia y la calidad, pero tenemos que seguir apostando por la digitalización, por la innovación y la sostenibilidad y ahí nos tendréis a nosotros”.

En Agropriego, que se celebra desde hoy hasta el domingo, se muestra lo último en maquinaria agrícola y herramientas, así como en fitosanitarios, fertilizantes, etc. También cuenta con una sección dedicada a asociaciones, cooperativas, instituciones y otros colectivos. Destacan dentro de su programación las Jornadas de Profesionalización de Agricultores que ya han tenido lugar.

XXIIedición de la Cata de Vinos de Moriles

Por otro lado, las Bodegas El Monte de Moriles han acogido hoy el acto de presentación del cartel de la XXIII edición de la Cata de los Vinos de la localidad, iniciativa organizada por el Ayuntamiento y la Asociación de Bodegueros que cuenta con el apoyo del Instituto Provincial de Desarrollo Económico (Iprodeco) y que se desarrollará los días 23 y 24 de octubre.

En relación con este encuentro, su presidenta, Dolores Amo, ha señalado que “estamos ante un evento consolidado en nuestro calendario, un evento que ha sabido adaptarse a las nuevas circunstancias y que hoy vuelve a la presencialidad para dar visibilidad a un producto tan nuestro como es el vino”.

Amo ha resaltado que “el apoyo de la Diputación a esta cata busca alcanzar objetivos tan esenciales como la necesidad de seguir avanzando en el posicionamiento de los vinos de nuestra provincia en el mercado, puesto que no se puede perder de vista el desarrollo social y económico que esta materia prima supone para el municipio de Moriles y para toda la zona sur de la provincia”.

“Y es que hablar del vino y de sus viñedos es hablar de este pueblo, de su gente, de unos vecinos y vecinas que durante todo un año se afanan por dotar de calidad a un producto excepcional que hoy hace suya esta cata, en una apuesta por su proyección y su promoción”, ha añadido Amo.

La vicepresidenta primera de la Diputación ha hecho referencia a cómo “esta XXIII edición llega marcada por una cosecha en la que han mandado las altas temperaturas, lo que ha marcado no sólo la recolección de la uva, sino también procesos tan exigentes como la pasera que da paso al Pedro Ximénez, un hecho, el de las altas temperaturas, que sin duda viene marcado por los cambios climatológicos que se están haciendo patentes”.

Según Amo, “en este sentido, este cultivo está haciendo un gran trabajo en materia de sostenibilidad y calidad, realizando una importante apuesta por el cultivo ecológico, lo que además de dotar al producto de un valor añadido permite trabajar con procesos más naturales y respetuosos que ayudan a paliar las nuevas dificultades del entorno y que son de utilidad a la hora de cuidar y regenerar el suelo y los cultivos”.

“Esta Cata del Vino de Moriles se convierte en un espacio para el debate sobre los desafíos a los que se enfrenta el mundo vitivinícola, poniendo el foco y proyectándose al mundo; además de establecerse como nexo de unión de los agentes implicados en el proceso productivo para el intercambio de experiencias y opiniones”, ha matizado Amo.

La presidenta de Iprodeco ha afirmado que “el posicionamiento en el mercado, el trabajo, la investigación y la introducción de las nuevas tecnologías son las cuatro líneas estratégicas sobre las que deben versar dichos debates, afrontando con ello retos de crecimiento y de futuro para el sector”.

Amo ha concluido señalando que “la importancia de la viticultura para el crecimiento económico y social de la provincia es fundamental, tal y como reflejan los datos que nos dicen que son casi 7.000 las familias que viven de los vinos de la zona Montilla-Moriles, por lo que queda patente la necesidad de reforzar, apoyar y relanzar un sector lleno de tradición y solera”.