La voz de la Subbética

  • Diario Digital | jueves, 08 de diciembre de 2022
  • Actualizado 10:00

Más de medio centenar de perros han sido abandonados en Priego en el primer trimestre de 2022

La Policía Local comenzará una campaña de control de microchips y condiciones de habitabilidad de los animales en parcelas cercanas a la población

dog-g0c667da5a_1920_opt
Más de medio centenar de perros han sido abandonados en Priego en el primer trimestre de 2022

Unión Animal, la asociación encargada del control animal mediante el convenio firmado con el Ayuntamiento de Priego, ha recogido durante los meses de enero, febrero y marzo un total de 55 perros en el refugio municipal.

Este número de recogidas de animales abandonados es un número alarmante, lo que podría llevar en pocos meses a una situación de colapso en el refugio o casas de acogida. Desde el Ayuntamiento y la Asociación han pedido a todos los ciudadanos la necesidad de concienciar la adopción de animales del refugio.

La alcaldesa de Priego, María Luisa Ceballos, ha manifestado que “tener un animal de compañía es una responsabilidad, no se puede comprar o adquirir un cachorro y abandonarlo meses después en la calle, la carretera o en la puerta del refugio para que sea atropellado o muera de hambre o sed”

Según una voluntaria de la asociación “todos los perros recogidos carecen de microchips, cuando esto es una obligación para todos los dueños de los animales de compañía y tiene que implantarse en un plazo de tres meses desde su nacimiento o un mes desde su adquisición”.

photo1648198895 (1)_opt

El ayuntamiento prieguense tiene una ordenanza de bienestar animal aprobada por el Pleno que sanciona el abandono, maltrato animal, etc. La Policía Local comenzará una campaña de control de microchips y condiciones de habitabilidad de los animales en parcelas cercanas a la población.

La mayoría de los perros son cruces, teniendo en las últimas semanas varias perras preñadas abandonadas, consecuencia de la poca responsabilidad de sus propietarios. Una de ellas recogida por una denuncia del Seprona por maltrato animal en una aldea de la localidad.