La voz de la Subbética

  • Diario Digital | miércoles, 28 de julio de 2021
  • Actualizado 16:23

433 personas trabajan en la fase de extinción de incendios forestales del Plan Infoca en la provincia

En el Cedefo de las Sierras Subbéticas hay seis puestos de vigilancia fija, un repetidor fijo, un vehículo contra incendios y cinco grupos de especialistas

infoca
433 personas trabajan en la fase de extinción de incendios forestales del Plan Infoca en la provincia

El delegado del Gobierno, Antonio Repullo, junto al delegado de Desarrollo Sostenible, Giuseppe Aloisio, ha presentado los medios de la fase de extinción del Plan Infoca para la provincia de Córdoba, cuyo contingente humano está formado por 433 personas; 75 efectivos de la Administración, incluyendo técnicos y agentes de medio ambiente, y 358 trabajadores de la Agencia de Medio Ambiente y Agua. 

Repullo ha destacado que desde el 1 de junio hasta el 15 de octubre, Andalucía se encuentra en época de alto riesgo de incendios forestales por lo que está prohibido el uso del fuego y el tránsito de vehículos a motor por espacios forestales o zonas de influencia, que son aquéllas que se encuentran en una franja de 400 metros de la masa forestal.

El delegado ha hecho referencia a que la fase de extinción del plan viene caracterizada por una meteorología adversa, en un año que ha sufrido una sequía moderada, con unas temperaturas ligeramente superiores a la media, especialmente en la zona de la Subbética.

Repullo ha resaltado que los siniestros forestales son “una de las principales amenazas para el patrimonio natural de Andalucía, y este Gobierno consciente de ello, destina un presupuesto para el Plan Infoca en Córdoba de 18,2 millones de euros, 9,45 millones para la fase de extinción y 8,75 para la fase de prevención”.

El dispositivo Infoca dispone de 3 Centros de Defensa Forestal: Montes Comunales de Adamuz, Villaviciosa de Córdoba y Subbéticas, junto al Centro Operativo Provincial en Los Villares y un helipuerto privado de Enresa en El Cabril.

Los medios aéreos posicionados en la provincia de Córdoba son 3 helicópteros de transporte y extinción y 2 aviones de carga en tierra. Por su parte, el parque de vehículos lo componen 7 autobombas, 1 nodriza, así como una Unidad Móvil de Meteorología y Transmisiones. Igualmente el Plan cuenta con un dron para la vigilancia y el análisis de los incendios durante la noche, un servicio de ayuda a la dirección de extinción en la toma de decisiones.

En el Cedefo de Adamuz, están disponibles un helicóptero con capacidad de 900 litros, 9 puestos de vigilancia fija, 2 repetidores fijos, 2 vehículos contra incendios, 12 grupos especialistas y un grupo de apoyo.

En el Cedefo de Villaviciosa de Córdoba, está posicionado otro helicóptero con capacidad de 900 litros, 14 puestos de vigilancia fija, 2 repetidores fijos, 4 vehículos contra incendios y un vehículo nodriza, 14 grupos de especialistas y otros 3 grupos de apoyo.

En el Cedefo de las Sierras Subbéticas, hay 6 puestos de vigilancia fija, 1 repetidor fijo, 1 vehículo contra incendios y 5 grupos de especialistas.

En el Cabril está ubicado otro helicóptero, con capacidad de 1.200 litros, contratado por Enresa mediante un convenio con la Junta de Andalucía.

El delegado del Gobierno ha reconocido la labor de la Unidad Adscrita de Policía Autonómica, la Guardia Civil, Unidad Militar de Emergencia, Emergencias 112 Andalucía y el Grupo de Emergencias de Andalucía, así como los voluntarios de Protección Civil y policías locales de los municipios, Cruz Roja Española, bomberos y los Consorcios Provinciales de Bomberos.

Igualmente ha apelado a la “implicación de los ciudadanos, fundamental en la alerta temprana de posibles incendios, llamando al  teléfono de emergencias 1-1-2. Prevenir y luchar contra estos siniestros es una tarea de todos, porque todos disfrutamos de los beneficios que reportan nuestros montes”.

Fase prevención

Por su parte el delegado de Desarrollo Sostenible, Giuseppe Aloisio, se ha referido a la fase de prevención. “En 2020, se actuó en 869 kilómetros de cortafuegos mecanizados, 361 kilómetros de cortafuegos manuales, y se aplicaron tratamientos selvícolas en 75 hectáreas de terreno. Además, se invirtieron más de 877.000 euros para el mantenimiento de 17,52 kilómetros de caminos”, señala el delegado.

En cuanto a la prevención en terrenos privados, “se ha actuado en una superficie de más de 259 hectáreas, con 2.117 planes de prevención vigentes”.

El pasado año se produjeron 95 siniestros forestales en la provincia: 18 incendios y 77 conatos. En total, resultaron afectadas 244 hectáreas de terrenos, incluidos los pastos. Respecto a las causas, el 26,3% fue por negligencia, el mismo porcentaje alcanzan los siniestros de origen desconocido, un 25,3% fueron intencionados, y un 8,4% fueron accidentales.