La voz de la Subbética

  • Diario Digital | lunes, 28 de noviembre de 2022
  • Actualizado 04:51

Andalucía cierra la temporada de cría de quebrantahuesos con ocho polluelos

El centro ubicado en Jaén concentra el 61% de todos los nacimientos de esta especie amenazada en instalaciones especializadas de Europa en su cría en cautividad

220424_Quebrantahuesos Atienza (1)
Andalucía cierra la temporada de cría de quebrantahuesos con ocho polluelos

Andalucía concentra el 61% de los pollos de quebrantahuesos nacidos este año en todos los centros de Europa especializados en la cría en cautividad de esta especie amenazada. En concreto, el centro de la Junta ubicado en el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas (Jaén) -centro ‘Guadalentín’-, ha cerrado este año la temporada de cría con 8 polluelos de los 13 que han roto el cascarón en instalaciones de este tipo en todo el territorio europeo.

Los otros cinco pollos de quebrantahuesos nacidos en Europa en centros de cría especializados se reparten entre las instalaciones de CRF Vallcalente (Lérida, España), Richard Faust Zentrum (Austria), Aster (Haute-Savoie, Francia) y Tierpark Goldau (Suiza).

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha destacado que, una vez más, el centro de la Junta en Jaén “lidera a nivel europeo” la cría en cautividad de esta especie amenazada. “Andalucía es un referente mundial en la recuperación de aves necrófagas”, ha subrayado la consejera, quien ha explicado que “a lo largo de esta legislatura se han adoptado decisiones, con criterios exclusivamente técnicos, sobre la gestión y equipamiento del centro de cría de Guadalentín que están dando sus frutos”.

La consejería que dirige Carmen Crespo lleva a cabo programas de conservación de especies amenazadas, entre ellos, el Plan de Recuperación de Aves Necrófagas. “Estos nuevos nacimientos de quebrantahuesos son parte del éxito de la recuperación de esta especie en Andalucía”, ha remarcado, antes de subrayar el “esfuerzo, compromiso y tesón” de todos los profesionales implicados en la protección de las aves necrófagas en la comunidad.

‘Girón’, el primer polluelo

En total, el centro Guadalentín ha registrado en esta temporada de cría la puesta de 16 huevos de los que, finalmente, han nacido y sobrevivido ocho pollos de quebrantahuesos. Los nacimientos se han producido entre el 15 de febrero y el 21 de marzo. El primero en romper el cascarón en Andalucía fue ‘Girón’, el único hijo de ‘Lázaro’ y ‘Nava’ este año y que pesó al nacer 155 gramos. Tras él llegaron ‘Burón’ (148,6gr) que, como su hermana ‘Atienza’ (123gr), nació a finales de febrero fruto de la unión de ‘Montero’ y ‘Nora’.

Por otro lado, la pareja formada por ‘Andalucía’ y ‘Salvia’ lograron sacar adelante otros dos huevos de los que han nacido ‘Niccoló’ y ‘Lizzie’, con un peso de alrededor de 140 gramos en ambos casos; y en el nido de ‘Tranco’ y ‘Sabina’ rompió el cascarón ‘Bueno’ (149,2gr). Los últimos en nacer en Jaén en 2022 han sido los dos hijos de ‘Elías’ y ‘Viola’, bautizados con los nombres de ‘Vitale’ (160,6gr) y ‘Yúfera’ (161,4gr).

Todos los pollos han evolucionado correctamente una vez que salieron del huevo y todos los quebrantahuesos adultos a los que se ha asignado una cría los han adoptado sin incidencias. ‘Keno’, en solitario, está criando a ‘Girón’ y ‘Niccoló’; ‘Lázaro’ y ‘Nava’ cuidan de ‘Burón’; ‘Elías’ de ‘Atienza’ y ‘Bueno’; ‘Viola’ de ‘Vitale’; ‘Tranco’ y ‘Sabina’ de ‘Yúfera’; y ‘Andalucía’ y ‘Salvia’ de ‘Lizzie’. La asignación de las crías se realiza en función del momento en que están preparadas para salir del laboratorio y la experiencia de los ejemplares que se encargarán de su alimentación y cuidado.

El centro de cría Guadalentín se encuentran en el paraje Nava de San Pedro del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas. Está gestionado por Vulture Conservation Foundation, la única entidad que puede acreditar la cría en cautividad de quebrantahuesos en el marco del programa internacional de este tipo de cría y de la reintroducción de la especie. El centro se encuentra a casi 1.300 metros de altitud y ofrece ventajas sanitarias para asegurar la conservación de las líneas genéticas en cautividad.