La voz de la Subbética

  • Diario Digital | viernes, 07 de octubre de 2022
  • Actualizado 10:10

El Banco de Leche Materna del Hospital Reina Sofía ayuda a 230 recién nacidos

Se está registrando un aumento progresivo de madres cuyos recién nacidos han recibido leche donada durante su estancia en la Unidad de Neonatología.

fotonoticia_20220906134556_1920
El Banco de Leche Materna del Hospital Reina Sofía ayuda a 230 recién nacidos

El Banco de Leche Materna del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha alimentado en sus tres años de vida a un total de 230 recién nacidos. Desde que se inaugurara, este servicio no ha parado su actividad gracias a la generosidad y compromiso de las 170 mujeres que han querido colaborar donando parte de su producción hasta alcanzar un total de 875 litros de leche recibidos.

Estos datos han sido presentados este martes en una rueda de prensa a la que ha asistido la delegada de Salud y Consumo en funciones, María Jesús Botella, quien ha destacado la importancia de este dispositivo sanitario y ha puesto en valor el trabajo de las profesionales del banco, "que garantizan la calidad del servicio y la seguridad del alimento".

Igualmente, durante su intervención, María Jesús Botella ha hecho referencia al "compromiso y esfuerzo" de las madres donantes "que ayudan con su generosidad a bebés de otras familias que no tienen esta oportunidad".

El Banco de Leche es un servicio dirigido a los recién nacidos prematuros o con diferentes patologías, en casos en los que no es posible disponer de leche de la propia madre en cantidades suficientes para su correcta alimentación y desarrollo, según informa la Junta en un comunicado.

Este recurso forma parte del Servicio de Pediatría del hospital, concretamente está vinculado a la Unidad de Neonatos, se encuentra ubicado en el nivel -1 del Materno-Infantil, contiguo al Lactario, y dispone de una sala de espera, una consulta para la recepción de donantes y una sala destinada a la conservación y procesamiento de la leche donada.

La directora gerente del hospital, Valle García, ha subrayado la importancia de este servicio, pues "era un proyecto muy demandado que nació hace tres años y que ya está consolidado. Sin embargo, es importante que sigamos dándole visibilidad para que lleguemos al máximo número de personas que potencialmente pueden participar donando y, con ello, ayudar a muchos bebés".

Existe evidencia científica que demuestra las aportaciones de este alimento y, además, cada año aumenta el número de bebés que pasan por la Unidad de Neonatología y, que, por tanto, pueden beneficiarse de este recurso.

En esta línea, la responsable de la Unidad de Neonatología y Coordinadora del Banco de Leche, María José Párraga, ha explicado la importancia de la existencia de este dispositivo para el correcto desarrollo de los menores, ya que "gracias a la leche materna donada, las donantes contribuyen a proteger a los niños ingresados en la Unidad de Neonatología de la aparición de enfermedades graves, en ocasiones potencialmente mortales, como la enterocolitis necrotizante, una patología de extrema gravedad cuya aparición es más frecuente en bebés prematuros".

"Las donantes realizan una función clave y desde el Hospital Reina Sofía queremos agradecerles su generosidad y su motivación de ayuda desinteresada para llevar a cabo una actividad de donación que aporta grandes beneficios a los bebés", ha afirmado.

La doctora Párraga ha explicado que se está registrando un aumento progresivo de madres cuyos recién nacidos han recibido leche donada durante su estancia en la Unidad de Neonatología y que posteriormente han querido ser donantes, entregando al banco de forma continuada su excedente de leche o bien donando, al alta de sus hijos, parte de la leche que tenían conservada.

Durante el acto han intervenido también la responsable de Conservación y Procesamiento del Banco, Katherine Flores. Además, Andrea Sánchez y Marta Guzmán, dos donantes de leche, y Belén Recio, una mamá cuyos niños se han beneficiado de la leche donada, han contado también su experiencia para fomentar la participación de otras mujeres.

PROCESO

La leche donada es analizada, procesada y conservada para poder ser dispensada con todas las garantías sanitarias a los pacientes que la precisen, especialmente recién nacidos prematuros con un peso menor a los 1.500 gramos o con una edad gestacional inferior a las 32 semanas.

Según ha detallado Katherine Flores, "la leche donada se somete a un proceso de pasteurización que elimina la posibilidad de transmisión de microorganismos patógenos. Se realizan, además, controles microbiológicos tanto antes como después de la pasteurización".

A todos estos controles, se suman análisis para determinar el valor nutricional del alimento; "así, analizamos las proteínas, permitiéndonos destinar aquellos lotes de mayor contenido proteico a los prematuros más vulnerables, como son los de peso inferior a mil gramos o los menores de 28 semanas de edad gestacional. De esta forma logramos ofrecer una alimentación personalizada y, por tanto, más adaptada a las necesidades de cada niño".

BALANCE Y REQUISITOS

A pesar de la situación de pandemia, el Banco de Leche no ha parado su actividad. En este sentido, la doctora Párraga ha indicado que "evidentemente se han producido cambios en la dinámica de funcionamiento, a fin de adaptarnos a las recomendaciones de las sociedades científicas. Durante el transcurso de las diferentes olas de incidencia, ha habido descensos importantes en el número de nuevas donantes, así como una disminución de la entrega de leche procedente de las donantes activas existentes".

No obstante, según ha continuado, "la actividad del banco ha ido normalizándose en los últimos meses hasta llegar a una situación similar al tiempo pre pandemia, reanudándose de forma progresiva la incorporación de nuevas donantes".

En principio puede ser donante de leche cualquier mujer sana, con hábitos de vida saludables, cuyo bebé lacte satisfactoriamente y que tenga más leche de la que su hijo consuma. Para aceptar a una donante, se le realiza una entrevista de salud y estilo de vida, se le instruye en las técnicas de extracción y conservación de la leche en domicilio y se le realiza una extracción y análisis de sangre para descartar enfermedades infecciosas potencialmente transmisibles a través de la leche.

Es importante que las personas que están pensando en hacerse donante conozcan cuáles son los requisitos que deben cumplir. Desde el servicio de Pediatría se anima a quienes estén interesadas, a solicitar información en '[email protected]' o en el teléfono 670 941 427.