La voz de la Subbética

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 02:25

“Haber sido seleccionados en el Certamen de Cabra aporta valor a nuestro trabajo y nos da alas para el futuro”

Alejandro González y Jesús Pérez son directores de ‘Tapas’, uno de los cortos seleccionados en la nueva edición del Certamen Audiovisual de Cabra

1-frame4_Tapas_opt
“Haber sido seleccionados en el Certamen de Cabra aporta valor a nuestro trabajo y nos da alas para el futuro”

Septiembre significa cambios, inicios, rutina… Sin embargo, septiembre en Cabra tiene otros significados ya que su agenda cultural se llena de exposiciones, galas, conferencias y variadas actividades dedicadas al audiovisual. El Certamen Nacional de Creación Audiovisual de Cabra celebra del 11 al 19 de septiembre de 2021 su vigésima sexta edición con una extensa programación para el disfrute de todos los amantes del séptimo arte.

La principal actividad de este evento es un concurso de cortometrajes en el que participan profesionales y amateurs de toda la geografía española. Este año, se han recibido 475 cortometrajes, de los que han sido seleccionados 63 y, entre estos, uno tiene marca local. Alejandro González y Jesús Pérez son dos jóvenes egabrenses que recibieron hace un mes la grata noticia de que su cortometraje Tapas apareciese en este listado.

Pregunta: ¿De dónde surge vuestro interés por el audiovisual y en qué otros proyectos habéis trabajado antes de Tapas?

Jesús: Recuerdo que el primer vídeo que monté fue con un grupo de amigos para un trabajo de una asignatura del instituto y, desde entonces, decidimos hacer un cortometraje cada año. De hecho, creamos el proyecto New World Cinema Studio, una asociación cultural enfocada en la difusión especialmente del audiovisual. La verdad es que me hubiera gustado estudiar Cine pero es una carrera tan complicada que, finalmente, me decanté por estudiar Ingeniería de Imagen y Sonido.

Alejandro: En mi caso, también me hubiera gustado estudiar Guion o Cine pero es un mundo muy difícil y, hoy en día, lo tengo como un hobbie. Finalmente estudié Historia y me dedico a la docencia. Creo que mi interés por el cine está ligado a que soy una persona muy creativa y que, desde pequeño, he dedicado mucho tiempo a leer libros. Después, fue aumentando mi afición por el cine, comencé a escribir guiones e hice mi primer cortometraje hace unos seis años que se titula El mago topo.

En esos años, había visto el trabajo que estaba haciendo Jesús con sus amigos y decidí contactar con él. Entonces, Jesús se encargó del montaje de El mago topo y, después, hemos hecho juntos La Frontera y ahora Tapas. La verdad que trabajar con Jesús es muy fácil y tenemos ideas y visiones parecidas.

J: Eso es. Alejandro y yo nos complementamos, porque, aunque en alguna ocasión he tocado la parte de guion, en estos proyectos yo me encargo más de la parte técnica y de la postproducción, mientras que Alejandro de la literaria y del trabajo con actores.

Banner_opt

 

P: Ahora es el momento de que me habléis de Tapas. ¿Cómo ha sido el proceso de creación?

A: Tapas es un cortometraje de comedia que nace de una idea muy simple: una historia de bar. En mis guiones, me gusta llevar al extremo y al absurdo cualquier situación y este, que escribí en 2019, es un ejemplo de ello. Ya en 2020, decidimos poner todo el proyecto en marcha.

J: Sí, a mitad de ese año nos pusimos a buscar actores y, en primer lugar, recibimos un vídeo de Javier Sánchez y tuvimos claro que era perfecto para el papel de Juan. Javier forma parte de la Escuela de Teatro de Cabra y nos puso en contacto con Bernardo N. Fresnillo, quien interpreta el papel de Pepe, y con José M. Millán, que es Antonio, el camarero “saborio”.

A: Al seleccionarlos, una de las premisas claves era que los personajes tuvieran un marcado carácter andaluz, por lo que tuvimos que trabajar bastante con el acento. Los tres se prestaron desde el principio y también tuvieron que adaptarse a las formas de trabajar en el cine. Al final, creo que hemos alcanzado el resultado que esperábamos.

 

P: Ya tenéis el guion y los actores. ¿Cómo fue el proceso de grabación?

J: Uno de los aspectos más importantes para la grabación del proyecto fue la localización y, creo que no pudimos elegir mejor lugar: la terraza del Bar Tobalo en la Plaza Vieja de Cabra. La fachada, el resto de elementos estéticos, la luz, el sonido… Tuvimos mucha suerte con este espacio y con toda la ayuda que nos ha ofrecido el propio bar. Lo más complicado del proceso fue rodar una acción de tres minutos en una mañana, pero contamos con un equipo que ha conseguido que todo sea más fácil.

A: Totalmente de acuerdo. También tenemos que agradecer la ayuda del Ayuntamiento de Cabra y su Delegación de Juventud, quienes se prestaron desde el minuto uno a colaborar. De hecho, uno de los puntos más complicados del cortometraje es que, al grabarse en exteriores y en un lugar tan concurrido, tuvimos que cortar parte de la Avenida José Solis. Por esto, también tenemos que dar las gracias a la Policía Municipal de Cabra.

J: Sí, también fue difícil esa localización porque pueden aparecer elementos o personas que no esperas. Desde un cable que hemos tenido que eliminar en postproducción hasta personas que no forman parte del rodaje e intervienen (risas).

 

P: ¿Algún extra inesperado?

J: Sí (risas). Hay un momento en el se produce una escena de tensión entre los protagonistas y un párroco de Cabra, que pasaba por allí, no se dio cuenta de que estábamos grabando, por lo que decidió actuar. Hay que ver el corto para saber a qué momento nos referimos.

 

P: Habladme del resto del equipo que ha hecho posible Tapas.

A: Del equipo resaltaría que, a excepción de la encargada del maquillaje, Amira Yalj, el resto son residentes en Cabra. Creo que tenemos que ser conscientes de que en nuestro pueblo hay gente muy válida para trabajar en todas las disciplinas artísticas y técnicas de un cortometraje. Además, se trata de un proyecto con presupuesto nulo, lo que hace que tenga más valor que hayamos sido seleccionados en este Certamen.

 

P: Volviendo al Certamen, ya habéis sido seleccionados en ediciones anteriores. ¿Cómo fue esa experiencia y cómo os sentís por estar seleccionados este año?

J: Antes hemos participado en la noche cortobesa, en la que optas al Premio del Público, el cual obtuvimos en 2017 con La Frontera. Este año es la primera vez que entramos en la selección oficial por lo que estamos muy contentos.

A: Como nuestros cortos son amateurs y tenemos pocos proyectos, la verdad es que estamos muy orgullosos. Ya de por sí sentimos que Tapas es una evolución en nuestro trabajo, y que haya sido seleccionado, le aporta más valor y nos da alas para el futuro.

 

P: Habéis comentado que los personajes tienen un marcado carácter andaluz y ha sido grabado en uno de los lugares más destacados de Cabra. Con esto, creo que ya conseguís el interés de cualquier egabrense para ver el cortometraje pero, ¿cómo llamaríais la atención del resto del público para que lo vea?

A: Creo que en el cine tienen cabida todo tipo de historias y, en el caso de Tapas, cualquier persona se va a sentir reflejada ya que muestra un momento muy divertido y cotidiano entre amigos.

J: Eso es. El público se va a sentir muy identificado ya que ha vivido lo que ocurre en Tapas alguna vez en su vida pero, a lo mejor, no le ha prestado atención. Una vez veas el corto, estoy seguro de que te vas a acordar de Juan y Pepe, los protagonistas, porque a mi me pasa.

 

P: ¿Conocéis el trabajo de otros autores locales? ¿Cómo lo valoráis?

J: Sí, a nivel amateur mencionaría a Alejandro Ropero, otro joven de Cabra, que también se ha presentado en varias ocasiones al Certamen, y creo que se caracteriza por audiovisuales más experimentales que los nuestros.

Ya a nivel profesional, es muy reconocido el director egabrense Jose Antonio Campos, quien ha trabajado con grandes actores y que ha estado muy presente en ediciones anteriores del Certamen. También, en la Subbética, hay que destacar a tres tojeños que han conseguido un Goya. Me refiero a Javier Berrocal, Manuel Calvo y Yolanda González.

 

P: ¿Algún proyecto pendiente después de Tapas?

A: Siempre estoy pensando en nuevas ideas para cortos pero, aparte de esto, estoy trabajando en un libro de microrrelatos, que se llama Somniloquios, y, recientemente, he obtenido el XIV Premio “Saigón” de Literatura. Espero poder tener ya mismo nuevos guiones y seguir trabajando con Jesús.

J: Ahora mismo también estoy dedicándome a proyectos que están fuera del cine, pero, próximamente, comenzaré un máster en Dirección de Fotografía. Quiero trabajar en un portfolio por lo que dejo la puerta abierta para que Alejandro y yo miremos algunos de cortometrajes que tenemos aún en cola.