La voz de la Subbética

  • Diario Digital | sábado, 22 de enero de 2022
  • Actualizado 06:42

LA DELEGACIÓN DE CONSUMO HA PUESTO EN MARCHA LA CAMPAÑA "POR UN USO RESPONSABLE DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS"

La Oficina Municipal de Información al Consumidor atiendió en 2017 a más de 1.100 personas

Los consumidores egabrenses han recuperado en torno a 15.000 euros tras poner su reclamación en la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC)

La Oficina Municipal de Información al Consumidor atiendió en 2017 a más de 1.100 personas

La Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC), ubicada en el Centro de Servicios Sociales del Patronato Municipal de Bienestar Social, atendió el pasado 2017 a un total de 1125 personas que plantearon sus dudas de consumo a los profesionales de dicha oficina. 

 La delegación de Consumo, al frente de la cual se encuentra Carmen Montes, presentaba estos datos con motivo del Día Mundial del Consumidor, el pasado 15 de marzo. Asimismo, daba a conocer la campaña "Por un uso responsable de las nuevas tecnologías", cuyo fin es destacar el servicio que presta la OMIC, su ubicación y sus horarios. Esta campaña se desarrollará por los centros educativos de la localidad en los próximos meses y en los diferentes cursos, desde la primaria hasta la secundaria.

Montes destacaba que "el ciudadano es cada vez más conocedor de sus derechos" y de los lugares donde puede pedir información sobre los mismos. Apuntaba, además, que las reclamaciones más numerosas están relacionadas con las telecomunicaciones (25%), con el sector eléctrico (21%) y con el sector bancario (17%).

El resto de quejas o dudas están relacionadas con los seguros, los viajes, la vivienda, la hostelería o los suministros, entre otros. En total, los consumidores egabrenses han recuperado en torno a 15.000 euros tras poner su reclamación en la OMIC. De igual forma, la delegación daba a conocer el servicio de atención y ayuda a personas en riesgo de perder su vivienda habitual.

En 2017, han sido 45 las familias asesoradas para evitar tener que dejar la vivienda de residencia por los profesionales del Patronato. Entre las posibilidades de las que disponen estas familias, se informa de la reestructuración del préstamo hipotecario o de la dación en pago y posterior alquiler social.